Mel i metzines

(De Maria Barbal)

Argumento

Mel i metzines recupera nuevamente el paisaje y el tiempo del campesinado a través de las memorias de Agustí Ribera, nacido en Olp pero residente en Francia, donde se exilió en la Guerra Civil. A lo largo de la novela relata su infancia, la salida de la casa paterna para ir a estudiar y trabajar, primero a Rialp y después a Francia, donde empezará a trabajar limpiando cazuelas y acabará siendo un refinado cocinero.

 

 

Vinculación con el Batlliu de Sort

Tal como indica la autora, en la novela aparecen nombres correspondientes a pueblos del Pallars Sobirà todavía existentes, especialmente Olp, pueblo de donde es originario el protagonista, pero también Rialp, Sort y Gerri de la Sal; aún así, los personajes y la historia narrada son ficción.

Resumen

Agustí Ribera es el segundo hijo de una casa modesta del pueblo de Olp. Este hecho, en la época en la que transcurre la historia (principios–mediados del siglo xx), condiciona completamente su vida. Así como su hermano mayor, el heredero, tiene claro su futuro, Agustí debe ganarse desde muy pequeño el pan. La narración, explicada en pasado por el propio protagonista, da un repaso a toda su vida. La infancia, primero en Olp, y después entre Olp y Rialp, donde sus padres deciden llevarlo para continuar sus estudios y trabajar de mozo en una casa grande; la primera juventud, cuando Agustí realiza los primeros trabajos como segador, cazador de topos...; el amor; la relación laboral con Francia, como tantos pallareses, para ir a hacer la vendimia; la llegada de la guerra, y la vida en el frente como soldado republicano; y, finalmente, las dificultades para conseguir sobrevivir en Francia, primero en campos de concentración y después en trabajos modestos, hasta que consigue un buen trabajo y una vida tranquila, pero llena de sacrificios y de nostalgia hacia lo que él siempre había considerado parte esencial de su vida: su pueblo y la casa de sus padres.